Siete conversaciones para el Día Internacional de la Mujer

Siete conversaciones para el Día Internacional de la Mujer
Siete conversaciones para el Día Internacional de la Mujer
Siete conversaciones para el Día Internacional de la Mujer
Siete conversaciones para el Día Internacional de la Mujer
Siete conversaciones para el Día Internacional de la Mujer
Siete conversaciones para el Día Internacional de la Mujer
Siete conversaciones para el Día Internacional de la Mujer
Siete conversaciones para el Día Internacional de la Mujer
Siete conversaciones para el Día Internacional de la Mujer
Comparte esta noticia

En el Día Internacional de la Mujer hacemos una pausa para reflexionar sobre la mujer y el trabajo, los desafíos de la conciliación, el reconocimiento del aprendizaje mutuo y sobre cómo imaginar un futuro mejor en materia de género.


Martes 8 de marzo de 2022. Almería, España.

En Induser, las mujeres representamos el 16% de la plantilla. Como en todos los sectores de la sociedad, en el mundo de la ingeniería y la industria hortofrutícola, han sido ellos quienes han tirado de las riendas de los negocios y tomado las decisiones de mayor impacto. La realidad está tomando pasos hacia el cambio en todos los sentidos: cambios de mentalidad, cambios en las circunstancias, cambios en las prioridades. Cada vez más, las empresas reconocen la importancia de las voces de las mujeres en el crecimiento de los negocios. Con mucho trabajo, la lucha por la igualdad de derechos en las condiciones laborales entre hombres y mujeres va consiguiendo que se derriben barreras de género.


En el 8M hacemos una pausa para reflexionar sobre lo que el trabajo aporta a las mujeres, los desafíos de la conciliación, el reconocimiento del aprendizaje mutuo, y sobre cómo debemos imaginar el futuro que debemos construir entre todos.En este artículo especial por el Día Internacional de la Mujer, las siete mujeres del equipo INDUSER respondemos a cinco preguntas:


1. ¿Qué es lo que más valoras del trabajo?

2. ¿Qué desafíos enfrentamos con la conciliación?

3. ¿Qué podemos aprender de nuestros compañeros, los chicos Induser?

4. ¿Qué pueden aprender ellos de nosotras, las chicas Induser?

5. En materia de género, ¿Cómo imaginas el ámbito laboral en 10 o 15 años?


Una conversación que tiene por objetivo dar visibilidad a las voces de todas ellas, poner en valor la importancia del trabajo y reconocer que somos parte de una empresa que va tomando pasos hacia la igualdad de género.


Mary Maldonado Aguilera / Departamento Comercial. 

1."Valoro muchas cosas del trabajo pero, sobre todo, la independencia que me otorga, -principalmente, económica-, el crecimiento como persona y el aprendizaje constante. En mi puesto actual valoro la autonomía que me han dado desde el primer día para organizarme y tomar pequeñas decisiones para mejorar los procesos del departamento.


2. Poder sacar tiempo para mí para poder hacer cosas que realmente me hagan feliz, e incluso para las tareas domésticas, ya que al final pasan los días y todo se resume a trabajo y hacer deporte. Es difícil sacar tiempo para seguir formándome, para mejorar mi nivel de inglés (a pesar de que la empresa me ayuda con esto), para dedicar tiempo a mis hobbies, amigos o familia. Intentamos hacer todo esto los fines de semana. Siempre hay una sensación de que nos falta tiempo.


3. Quizás la calma para tomarse las cosas en situaciones de estrés. Creo que las chicas nos tomamos las cosas más a pecho, mientras que ellos son más calmados y, por lo general, aunque no siempre, tienen más “mente fría”.


4. Disciplina, constancia y orden. Creo que las chicas -no siempre-, pero por lo general somo más organizadas y metódicas para algunas cosas.


5. Quiero imaginar un futuro más igualitario en todos los aspectos posibles, sin que se tenga en cuenta el género para la contratación de una persona, siempre que ésta esté cualificada y capacitada para el desempeño de las funciones que le corresponden.


Mamen Sánchez Sánchez / Departamento de Administración.

1.Si tengo que valorar el trabajo, simplemente decir que poder ejercer en aquello para lo que me he formado y poder crecer en una empresa con proyectos innovadores, que nos aporta estabilidad y al mismo tiempo nuevos desafíos, en un ambiente laboral positivo, es realmente gratificante.


2. Como madre de dos niñas, uno de los desafíos a los que me he enfrentado es la conciliación entre el trabajo, los horarios escolares y los días no lectivos.


3. De nuestros compañeros, los chicos de INDUSER, cada día es una oportunidad para aprender de sus conocimientos, de su perspectiva basada en la experiencia y de su empatía y compañerismo.


4. De nosotras, ellos pueden aprender de nuestro sentido de la responsabilidad, no solamente en el ámbito laboral, sino en cuanto a la implicación en el cuidado del hogar y la familia.


5. Pues espero que haya mayor flexibilidad horaria y mayores oportunidades para trabajar a distancia. La conciliación de la vida familiar y laboral tiene que seguir desarrollándose. Una mujer no debería de renunciar nunca a su desarrollo profesional por ser madre, algo que sigue ocurriendo lamentablemente en muchos casos y entornos.


Margarita Rojano Gómez / Departamento de Ingeniería- Oficina Técnica. 

1.Lo que más valoro del trabajo es un buen ambiente, la responsabilidad, la autonomía, un equipo motivado y el reconocimiento.


2.Es realmente difícil conciliar la vida personal y laboral justo después de la maternidad. Creo que es importante considerar el teletrabajo o un horario laboral de mayor flexibilidad.


3.De mis compañeros aprendo algo nuevo cada día. De ahí la importancia del trabajo en equipo, porque nos ayuda a integrarnos entre diversidad de perfiles y permite el intercambio de conocimientos. Tener distintos puntos de vista entre compañeros es una gran ventaja, además de que aporta alternativas para la solución de problemas.


4. ¿Ellos de nosotras? No me gusta hacer distinciones por sexo, todos tenemos algo que aprender de los demás cada día.


5.En 10 o 15 años, me gustaría que haya mayor conexión entre la vida profesional y la vida personal, además de conseguir igualdad en derechos, responsabilidades y oportunidades, más allá de ser hombre o mujer.


Ana Matute León / Departamento de Ingeniería- Oficina Técnica. 

1.Lo que más valoro del trabajo es el orgullo que me aporta haber sido capaz de tener una carrera en ingeniería y la autonomía que me proporciona. He conseguido abrirme camino en un mundo en el que las mujeres aún somos minoría.


2.Aunque actualmente no soy madre pienso que será un desafío hacer que los horarios sean compatibles con la vida en el hogar. Creo que va a demandar mucha organización, sólo así podremos equilibrar tiempo profesional y tiempo personal.


3.De nuestros compañeros creo que podemos aprender a tener más seguridad en nosotras mismas y a tomar decisiones de peso. En líneas generales, las mujeres tenemos tendencia a infravalorar nuestras capacidades y a buscar aprobación externa continuamente.


4.De nosotras… ellos pueden aprender inteligencia emocional, se les inculca menos que a nosotras y es, ¡realmente importante gestionarse en el campo profesional!


5.En 10 o 15 años, confío en que habrá más mujeres ingenieras que tendrán la oportunidad de alcanzar puestos diversos. Conseguiremos la igualdad de género cuando alcancemos puestos directivos.


Sheila Berenguel / Departamento de Administración. 

1.Sin dudarlo, el buen trato. Para que un trabajo marche bien es indispensable el compañerismo. El sentirte en un buen ambiente, hará que el trabajo sea más fácil de llevar, aún con las responsabilidades que esto conlleve.


2.Necesitamos un cambio de mentalidad. Que hoy haya un período para que los hombres puedan ayudar en casa en posparto ha sido un gran avance, pero el mundo cambiará cuando se entienda que hombres y mujeres tenemos capacidad de hacer lo mismo. Ya sea dirigir una empresa o dirigir una casa.


3. Tenemos que estar dispuestos a aprender siempre. No se trata de querer aprender porque seas chico o chica, hombre o mujer, aprender de otras personas es genial. De eso se debe de tratar.


4.Me remito a las respuestas del punto 3. Debemos aprender de las personas que son eso, buenas personas.


5. Imagino que es posible conseguir igualdad de condiciones en materia de género. Nos queda camino. Yo, por ejemplo, empezaría por evitar preguntar sobre qué se puede aprender de un hombre o una mujer.


Ana Marín López / Departamento de Administración

1.Lo que más valoro del trabajo es que me permite desarrollarme en lo personal. El trabajo me ha permitido seguir creciendo como ser humano.


2.Muchos desafíos en materia de conciliación. Como madre, hay cosas importantes que no he hecho con mis hijos como llevarlos al cole o comer con ellos entre semana. A veces siento que no termino de completar mi función como madre. Ahora mis hijos son mayores, pero cuando eran pequeños, sentía que no estaba al 100%. He dependido y aún sigo dependiendo de familia para llevar para adelante mi rol de madre.


3.¡De nuestros compañeros podemos aprender muchas cosas! Depende del perfil de cada persona y de su trabajo. Todo va en función de las necesidades que uno tenga y las inquietudes de cada uno.


4. Ellos de nosotras pueden aprender nuestra capacidad para vencer obstáculos. En algunas profesiones más que en otras. No digo que ellos no tengan dificultades, pero para nosotros suele ser dos veces más difícil superarlos.


5. En 10 o 15 años, imagino que habrá más representación de las mujeres en todos los sectores, imagino que conseguiremos acceder a cargos de responsabilidad a los que aún no se nos permite acceder.


Tere Góngora Basterra / Departamento de Comunicación y Marketing. 

1.Hay tres cosas de gran valor para mí de un trabajo. Lo primero es que un trabajo debe brindarte la sensación de lograr cosas en tus distintos roles de vida. Lo segundo es que sea fácil tener una relación de amistad con mis compañeros. Lo tercero es poder probar algunas de mis propias ideas como válidas, importantes y necesarias para avanzar.


2. Aún hay muchos desafíos para la conciliación. En primer lugar, los hombres deben de tener igual responsabilidad en casa que las mujeres. Cuidar de la comida, la ropa y los deberes de los hijos, no es una labor exclusiva de mamá, papá también tiene que implicarse. Si queremos que las mujeres podamos continuar con el desarrollo profesional, además de la flexibilidad horaria, ellos también tienen que preocuparse y ocuparse y los trabajos deben de facilitarlo.


3. Bueno, no es una cuestión de género, pero de mis actuales compañeros puedo aprender de su visión pragmática en la toma de decisiones.


4. Ellos de nosotras pueden aprender a cultivar el lado femenino. Y con "femenino" me refiero a construir culturas de trabajo en torno al cuidado. Nosotras solemos ser más organizadas, más empáticas, más sensibles a lo que puedan pasar o sentir los demás. Ser femenino no está peleado con ser firme en las decisiones, tampoco quiere decir que haya menos carácter, y mucho menos significa debilidad. Femenino significa: yo te cuido porque sé que tú también cuidas de mí. Lo femenino es fortaleza y un valor valioso en el SXXI.


5.Me gusta imaginar que en 10 o 15 años los Directivos de las empresas invertirán tantos recursos en la gestión de las personas, la salud mental y el entorno; como ahora lo hacen en tecnología. Definitivamente, habrá más mujeres en puestos directivos, y ellas sacrificarán cada vez menos el tiempo con sus hijxs. La igualdad de género se construye desde la balanza del día a día en el hogar y las facilidades que las empresas otorguen para que sea posible.