Nuevas tendencias en envases ofrecen más que salta a la vista (y al olor)

Nuevas tendencias en envases ofrecen más que salta a la vista (y al olor)
Recientemente, es común ver nuevos envases en la sección de productos frescos de los lineales de los hipermercados, como vasos, cubos pequeños, y nuevas versiones de envases más tradicionales. Estas tendencias en packaging ofrecen oportunidades muy interesantes para nuevas estrategias de merchandising-estrategias con un alcance multisensorial que hace diferenciarse un producto de los demás.

La vista: Es típicamente el primer sentido que se ocurre, pero la estrategia visual es más compleja que el simple uso de colores brillantes o imágenes de personajes de dibujos conocidos. La forma de un envase tiene mucho impacto visual, como la ventana transparente que ofrece el cierre film topseal, o la forma llamativa de un mini cubo con asa colorida. La colocación en espacios abiertos, el centro de una estantería, o incluso el medio de un pasillo también atrae mucho los ojos del comprador.

 

El olfato: Productos con un olor agradable muchas veces se envasan en un recipiente ventilado, y por eso coger una tarrina de fresas o tomates ofrece una experiencia mucha más inmersiva que elegir un paquete de arroz o lata de sopa. Porque el olfato tiene conexiones cruciales al gusto, llama aún más la atención del consumidor.

 

El tacto: El peso de un paquete o la textura de su superficie afectan también a la experiencia del comprador. Igual de importante es la forma del envase, como un vaso fácil de sujetar, o características con valor añadido, como el asa de un mini cubo o bolsa con cierre de zipper, que animan al comprador a interactuar con el producto y facilitan su transporte.

 

(Fuentes 1 2 3)